Yelapa en Costalegre, Jalisco

Sol, amigos y playa en Costalegre, Jalisco

Para celebrar las fiestas decembrinas y el Fin de Año como se debe, un grupo de amigos con muchas ganas de sol y aventuras, deciden romper con la rutina y lanzarse a la conquista de Costalegre en Jalisco. Este vergel del Pacífico mexicano, donde el sol resplandece y las playas rebosan de aventuras y las actividades recreativas prometen festividades inolvidables.

El viaje hacia Costalegre es parte de la magia

Acceso terrestre o aéreo entre el Aeropuerto de Puerto Vallarta o el de Playa de Oro-Manzanillo. A partir de ahí, optando por la carretera federal 200, La Costera, que recorre los cuatro municipios de este destino, el grupo es testigo de una variedad de paisajes impresionantes. Entre playas, manglares, dunas costeras, bosques tropicales y el océano Pacífico, además de ecosistemas únicos para entrar en contacto con la naturaleza.

Punta Pérula se convierte en un especial refugio navideño para los amantes de la belleza submarina y los deportes acuáticos. Aquí, los amigos disfrutan del kayak y se sumergen al snorkel y buceo, explorando juntos los arrecifes en un despliegue hipnótico de colores y vida marina.

Al llegar a Melaque, la vibra cambia. Aquí todos encuentran el lugar perfecto para relajarse. Las playas de suave oleaje son el escenario de juegos y desafíos amistosos, mientras que el Mirador Punta Melaque les regala atardeceres que parecen pintados a mano, el mercado de artesanías se llena de regalos y recuerdos perfectos para la temporada.

La aventura de Fin de Año alcanza su punto álgido en Barra de Navidad, donde el mar tranquilo invita a relajarse y disfrutar de la compañía mutua. En estas playas, perfectamente te puedes entregar al surf y al esquí acuático, compitiendo en un ambiente festivo y lleno de risas. Por las noches, los restaurantes locales se convierten en puntos de encuentro donde las historias de los pescadores se entretejen con los sabores de los mariscos y la alegría de la temporada.

¡Bye bye rutina!

Costalegre, con su variedad de playas y actividades, se convierte en el lienzo sobre el cual nuestros amigos pintan días llenos de risas, descubrimientos y conexiones. Cada rincón de esta región ofrece una experiencia nueva, agradable.

Este viaje no es sólo una fuga de la rutina y el clima invernal; es una celebración de la amistad. Es un recordatorio de que, a veces, lo único que necesitamos es un grupo de amigos, un destino soleado y la disposición de sumergirnos en nuevas experiencias.

Para aquellos que buscan un lugar donde cada día es una nueva aventura, Costalegre es el llamado a explorar

Recuerda que Verest Magazine también está en redes sociales.

¡Disfruta más Experiencias Verest!

Un viaje por el corazón textil de Jalisco: Zapotlanejo

Categorías